lunes, 16 de marzo de 2009

Matemos al encargado de edificios

En momentos como este en el que los famosos sufren por la pérdida de sus fieles empleados (floristas, personal trainers, etc.), llaman a la población a movilizarse y a la pena de muerte para que se instale, tal vez no sea conveniente meterse con una raza de sujetos que seguramente se desviviría por trabajar para la realeza del espectáculo, pero se hace necesario decir de una buena vez lo que todos los que vivimos en un departamento pensamos en reiteradas oportunidades: matemos a los encargados de edificios.
Sabido es que los porteros muchas veces han actuado como buchones de las fuerzas parapoliciales en los ’70, que les fascinaría vivir en Cuba para ser los controladores de manzana y que darían todo lo que tienen (departamento, cable y plomero gratis) por ser los esbirros de Susana Giménez denunciando cualquier actitud sospechosa en el espacio en el que son dignatarios.
No nos engañemos: sólo estamos en este mundo para buscar un pedazo de territorio del cual podamos designarnos, sin culpa, señores feudales. Sólo un hombre pudo lograr este sueño, sin que nosotros, sus vasallos, sepamos alguna vez de qué se trata. Desde nuestra cabeza pequeñoburguesa pensamos que el encargado es nuestro empleado y que se dedica a velar por nuestro bienestar; sin embargo, este sujeto domina todo el territorio edilicio y desde las sombras (detrás de una escoba) controla nuestras vidas.
Con o sin bigote, con o sin llavero ruidoso colgando de su cintura, con o sin panza, con o sin pantalones color caqui (o bombacha Ombú), el encargado emprende sus tareas diarias como si en eso se le fuera la vida, y saca lustre o limpia vidrios arremetiendo con más fuerza si nos ve pasar: “esto sí es trabajar”, parece decirnos.
Una característica irritante del encargado es que pretende que no se ensucie lo que se limpia. Cual si fuera nuestra madre, refunfuña porque en día de lluvia dejamos agua y barro en el palier que acababa de limpiar o nuestro sobrino apoya sus dedos en el vidrio de la entrada. Sólo falta que se enoje porque nunca estamos en casa y nos espete: “¿qué te pensás? ¿qué esto es un hotel?”
No hay nada mejor para él que limpiar la vereda: desde ahí puede poner cara de culo abiertamente si pasa alguien caminando, obligándolo a bajar a la calle o baldeándole los pies. Puede, además, seguir con absoluta libertad los movimientos del barrio y del edificio, obtener información y luego, cuando lo necesita, soltar estratégicamente algún dato en el momento conveniente. De esta forma, hace que el dueño del perro del 2º F encare a la jubilada del 2º D por supuestas quejas o que el nuevo ocupante del 5º A sienta que será observado desde un panóptico por el resto de los habitantes del edificio. Si todos andan peleados es porque el encargado urdió una trama novelesca para verla gratuitamente en vivo y en directo. Es un genio.
Otra cualidad que hay que reconocerle puede también sacarnos de las casillas: habla de cualquier tema y sabe de todo: clima, chimentos, enfermedades y muertos, fútbol (aunque sean de Independiente), mecánica del automotor… y sus conocimientos son siempre enunciados como consejos paternales en el momento exacto en que se da cuenta de que no nos interesa absolutamente un carajo lo que tiene para decirnos.
No obstante, todas estas son pequeñeces frente a la verdadera misión encargadil. Esto es: saber todo, absolutamente todo, sobre la vida de sus custodiados. Es un secreto bastante bien guardado que existe un torneo inter-porteros (el Gran DT de los encargados) para determinar la ocupación de los nuevos dueños e inquilinos de los departamentos. Por los horarios, atuendos o fragmentos de conversaciones, el encargado determina (y anota prolijamente en la planilla que le suministra la asociación) y en menos de una semana, si se trata de un rentista, una amante mantenida, un oficinista, un estudiante, un agente inmobiliario o un gato fino. Nadie escapa a sus determinaciones sociológicas.
Pero allí no termina su trabajo: luego se dedicará a la vida sentimental, composición de la familia, determinación del grosor de la billetera y cuenta bancaria. Hasta tal punto podemos sentirnos vigilados en nuestro propio domicilio que inventamos absurdos estratagemas sólo para no darle al encargado un dato más sobre nuestra vida: estacionamos el auto nuevo en una cochera a dos cuadras del edificio y nunca lo dejamos en la puerta; no permitimos que nuestra chica nos visite en casa, aún a riesgo de que crea que estamos casados, vivimos con nuestros padres o somos unos sucios; disimulamos la bolsa con la comida de la rotisería, sacamos la basura con nuestras propias manos hasta el edificio de al lado, nos hacemos mandar la correspondencia a la casa de un amigo... Igualmente, con una red de espías que abarca toda la ciudad, el encargado siempre sabrá cuáles son nuestros movimientos e intenciones.
Pero no nos demos por vencidos del todo porque hay una raza superior que, cual Darth Vader, logra neutralizarlos… por suerte tenemos al siniestro Administrador.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

No se metan con los porteros! Que son una mafia peor que la de Aletto!

Anónimo dijo...

Yo soy como Saviano: Estoy investigando la mafia de los porteros desde adentro (me estoy acostando con uno). Cuando me pelee les cuento los resultados de mi investigación si me brindan protección.

Anónimo dijo...

Fuera de broma: me enferma que los porteros no paguen alquiler, ni luz, ni gas, ni cable, ni internet, coimen a todos para hacer trabajos en el edificio, trabajen de agentes inmobiliarios, subalquilen los departamentos y pidan aumento cada tres días, aprovechen su horario de trabajo para tener otro empleo o si son vagos ir a jugar a la pelota con sus amigos.
Igual es cierto: los administradores son peores.

Anónimo dijo...

Como cuando un rinoceronte viene de frente y tenés una sóla bala para darle justito en medio de la frente... este comentario es quirúrgicamente exácto!!!!
BUENÍSIMO!!
Merecen el premio clarín POR AFANO!!!!!!

Sibelius dijo...

El ejemplo más extremo del portero limado es el de uno que trabajaba en edificio en la calle Güemes y le tiró con un matafuegos al perro de una vieja que estaba meando en un árbol de la vereda.

Anónimo dijo...

la única ventaja de que alguien del edificio se haga cargo de la administración es que pagás mucho menos de expensas (las adninstradoras te matan).
la cagada es que tenés que lidiar después con sujetos que manejan el edificio como kirchner las elecciones y lita de lázzari la economía hogareña, y no podés quejarte porque por lo menos se ocupa!

Anónimo dijo...

la única ventaja de que alguien del edificio se haga cargo de la administración es que pagás mucho menos de expensas (las adninstradoras te matan).
la cagada es que tenés que lidiar después con sujetos que manejan el edificio como kirchner las elecciones y lita de lázzari la economía hogareña, y no podés quejarte porque por lo menos se ocupa!

Anónimo dijo...

vieron las nuevas andanzas de Aletto como vecinalista? Uno pensaría que es gente que se ocupa de jardines y árboles, pero allí estaba Aletto a las trompadas (o supuestamente).

En el mundillo literario, en las sociedades vecinales o en la carnicería, la presencia de Aletto da para quilombo.

Anónimo dijo...

Les faltó contar que también son martilleros truchos: se la pasan haciendo negocios con los departamentos en el mejor de los casos con anuencia de los propietarios, pero son capaces de meter a una puta con su cliente total el dueño está en Buenos aires!

Anónimo dijo...

También está el portero pata de lana, que de onda le soluciona todos los problemas a tu mujer y se encama con ella mientras vos trabajás todo el día para pagarle el sueldo!

Anónimo dijo...

Hablen de los administradores como amenazan!

Aunque es difícil encontrarle la veta cómica a esos chorros.

Anónimo dijo...

lo que hay que hacer es echar a todos los encargado de edificios y alquilar el depto.y si es posible tambien el administrador tambien y hacerse cargo del edififcio por completo los dueños de cada depto.

Anónimo dijo...

me gustó, hace rato que no padezco uno pero son definitivamente odiables. me mató el comentario de sibelius del chabón tirándole el matafuegos al perrito... (vieron, acá toy) catartik

Anónimo dijo...

vengo de twitter, no conocia este blo, odio a mi encargado y ojala pudiera leer esto. pero tampoco saben leer

Anónimo dijo...

vengo de twitter, no conocia este blo, odio a mi encargado y ojala pudiera leer esto. pero tampoco saben leer

Anónimo dijo...

odio a mi portero!!!! sé que me espía. imprimí este texto y se lo puse en la puerta de su depto.

Viviana dijo...

El encargado es el peor invento argentino, todo lo que decís es verdad pura. Ganan salarios suculentos por trabajar 3 horas, en las que refunfuñan y se quejan de su suerte. Su vida se resume en buscar o imaginar razones para cagarte a pedo, y no solo dentro del edificio también van por el barrio esperando cruzarte para tirarte un "El viernes no se saca la basura" y si por casualidad cometes el error de no ver a los reyes de la calle, en adelante serás un asqueroso para todo el edifico. Odio profundamente a los encargados y a su prole!

Anónimo dijo...

Que lacra son los encargados de edificios, la amplia mayoria es gente burda y chusma, metida y se creen los dueños del edificio. En mi edificio el portero quiere dejar la puerta abierta (cual rancho) a la tarde.-

Anónimo dijo...

jajaj que barbaro! sres yo soy encargadito de edificio, no puedo creer que sean tan resentidos. Hace 10 años que trabajo en un edificio y jamaz tuve problemas con nadie. Soy muy respetuoso y la mayoria de la gente tambien me respeta. No me interesa para nada la vida de los que viven aca, yo hago bien mi trabajo y despues me voy a mi casa, gracias a dios no vivo en el edificio.
Curiosamente, me irritan tambien las clase de propietarios o inquilinos como el que escribio el blog. Son de esos inutiles que te viven criticando y creen que son el centro del mundo, pero cuando se les quema una lamparita los retardados tienen que llamar al Encargado el porterito para que se la cambie porque no saben que solo hay que girar la lampara para que salga del portalamparas, jajaja.
No falta el que te pida plata prestada tambien cuando tienen que pagar algo y te salen con el tipico "no tengo efectivo".
En fin, esta gente atropellada que cree que se llevan el mundo por delante se pegan un lindo palo cuando se topan con un encargado de edificio, pues, sabemos como tratar con infelices como ustedes.
Un besito en la cola para todos.
El Gran Cachala

Anónimo dijo...

Tiene razon gran cachala!!! Esps infelices que se hacen los cancheros no pueden hacer nada sin nosotros un poco mas has de sus mujeres nos encargamos jajajaja yo hace 11años q soy encargado y estoy acostumbrado a tratar con ustedes malditos ratas.atte el bufalo

El Gran Cachala dijo...

jjajja es asi amigo Bufalo!! a mi la jermu de un bobito que se la de cancherito, que pasa por al lado tuyo y no saluda ni dice buen dia, todas las mañanas cuando el se va de trajesito a la oficina, ella me llama y me da la teta en el desayuno todas las mañanas jajajaj.
El otro dia no sabes lo que me paso! me llama este mismo tarado porque la jermu le pidio que le colgara un cuadro y el inutil no podia. Entro al depto y me dice: "mira no se que tiene la pared que no puedo clavar el clavo".
El muy inutil estaba tratando de clavar un tornillo con un martillo en la pared!!!! que pedazo de inutil ignorante!! que verguenza! no tienen cerebro! bueno, al toque le colgue el cuadro y al otro dia a la mañana la jermu me dio doble racion de teta por portarme bien jajja
El Gran Cachala

Anónimo dijo...

Jajajajaj que grosso gran cachala.en mi edif hay un putito q siempre se queja de la limpieza baja y bardea cuando no me ve.los otros dias lo enganche bardeando le pegue una apurada. El puto salio corriendo por la escalera jajajaja se meo ensima.sabes no salio por una semana del su departamentojajaja.me cago porq no podia visitar a l novia que como dice usted me d la tetita jajjajaja. El bufalo

El Gran Cachala dijo...

Se vieneee el aumentoooo de los encargadooosssss!!!! Que lindoooooo!!!!

Anónimo dijo...

No hay nada que me REPUGNE más que un encargado de edificio. Los conozco muchísimo, estudié en un colegio de damas de caridad que estaba lleno de porteros. Yo era la única que tenía dpto en NY y demás cosas porque mi viejo, a diferencia del suyo, laburaba en serio y no era una rata mantenida. Son gente de mierda. Las conozco de adentro. Y el hdp de mi edificio actual es una lacra. Ladrón, golpeador de mujeres, chanta, inútil, sucio y alcoholico. Pero claro... el sindicato lo proteje de todo. Un día nos va a meter la pija en la boca a todos y vamos a tener que chupar porque el sindicato dice que hay que hacerlo. Lo único bueno es que son repudiados y discriminados por todos, vivirán gratis pero saben que son mierda para el resto del Mundo.

El Gran Cachala dijo...

Nena no escupas para arriba que quiza tu papa biologico no sea el que tiene departamentos en New York y de mas cosas, lo mas probable es que lo sea el encargado del edificio donde vivia tu mami cuando quedo embarazada de vos. Mientras tu supuesto papi salia a laburar todo el dia para comprarte el depto en NY el portero le tomaba la tetita a tu mami jajajjajaja

Anónimo dijo...

Nena no escupas para arriba que quiza tu papa biologico no sea el que tiene departamentos en New York y de mas cosas, lo mas probable es que lo sea el encargado del edificio donde vivia tu mami cuando quedo embarazada de vos. Mientras tu supuesto papi salia a laburar todo el dia para comprarte el depto en NY el portero le tomaba la tetita a tu mami jajajjajaja

Anónimo dijo...

Vivo en un edificio de departamentos.El personaje al que llaman "encargado" no está nunca.Solo se lo ve a la mañana muy temprano,tempranísimo eso sí(para hacerse notar y disfrazarse de"trabajador" porque madruga)regando la vereda y esperando que de las baldosas nazca algún yuyo quizás.Nunca saluda y tiene una gran habilidad para calumniar y sembrar discordia entre los vecinos:"la del 5c me dijo que el perro suyo molesta"etc etc.Ni te cuento que esté lloviendo y vengas empapado de la calle:prácticamente te tenés que descalzar y pedirle perdón porque estás vivo y le ensuciás el pallier.Yo cometí el "error" de ponerlo en su lugar y desde ese día me entrega la correspondencia atrasada.Tampoco me manda el plomero si se lo pido ni los avisos de reunión de consorcio.Son una verdadera mafia.Yo conocí un pibe que era bueno-el del edificio de mi vieja-pero lo echaron precisamente por ser bueno:los administradores los quieren corruptos como ellos ,por eso los contratan.Muy bueno el post

Anónimo dijo...

son negros de mierda, acosadores morales que se hacen las ovejitas buenas

Anónimo dijo...

Seguro vos sos un gil resentido al q la mujer se le fue con el encargado .jajajajaja cornudoooooo.atte el bufalo