miércoles, 1 de septiembre de 2010

Matemos a la noche marplatense (esa eterna promesa incumplida)



A veces nos preguntamos por qué duran un lustro los noviazgos entre gente que se lleva como el culo o las relaciones de amantes donde la mina se cansa de pretender otro status que, sabe, no va a tener. También puede causarnos curiosidad por qué un matrimonio vuelve al ruedo después de una separación que, creíamos, era lo más saludable. Sin embargo, las cosas son más fáciles de lo que uno piensa y existe una respuesta que nos sacará de la ignorancia en la que nos encontramos: lanzados al mercado sexual, después de ensartarnos con Facebook y agotar la veta del lugar de trabajo o donde estudiamos, caemos nuevamente en la monotonía del bar y el boliche “marpla”; y ahí es seguro que corrés a lo malo conocido y a la triste escena de la decadencia: película yanki en DVD (preferentemente una de Woody Allen que no sólo te hace pasar por snob sino que te convence de que la familia perfecta existe: es aquella en donde conviven los maridos, los ex, las amantes y los hijos de todas las uniones, en perfecta armonía), algo de alcohol y un pedazo de chocolate para calmar la angustia, junto a tu compañera, en la cama.

Pero queridos, participativos y resentidos lectores, estamos aquí para explicarles el proceso de la devastadora e irreversible realidad que nos toca en esta ciudad, a ver si con esto podemos hacer que las parejas asuman lo que les toca, aunque lo que espere afuera aceche con el panorama más desalentador que hayamos conocido. Veamos.

Otra vez es viernes a la noche y estamos tomando cerveza en el departamento de nuestro común amigo J. El alcohol se acaba y no tenés ganas de engrosar las arcas del delincuente de Corrientes y Roca, de manera que hacés callar a tu amigo bolche, que proclama una revolución inminente, le quitás la guitarra al trovador del grupo (podría aprenderse enteras las canciones de Silvio, el hijo de mil puta, y no someterte a su eterno ensayo) y te disponés a salir a la aciaga noche marplatense.

Mientras te ponés la campera fingís optimismo, pero vas mandando mensajito a la chica no muy agraciada pero gauchita, que como buena Magdalena, llegado el momento, lamerá las heridas de los patovicas y limpiará los restos de tragos espantosos que te habrán vomitado en el pantalón.

A poco de salir comienzan las discrepancias en la hueste sobre si es mejor dirigirse a Alem, Yrigoyen, Constitución o probar con algún lugar alternativo. Sopesamos desventajas y… desventajas.

En Yrigoyen no hay muchas opciones. Podés caer en Mestizo, el típico bar de cerveza mala en vaso de plástico. Emborracharse resulta barato pero la oferta sexual está en consonancia. Adolescentes con los pantalones bien metidos en el orto, pero con unas caras y gestos que sería más apropiado ver a través de la pantalla en un documental sobre el rito de alguna tribu perdida en la selva que invoca la lluvia gritando: “Menea, menea, menea”. También existe la posibilidad de dirigirse a Hipólito y vegetar en una mesa bebiendo. Lo bueno es que con el calor que hace uno transpira prácticamente todo lo que toma generando un efecto químico extraño que hace que se pueda ingerir alcohol hasta el coma. Otra opción es ir a Scotia, que estará hasta la pija, y donde podrá ningunearte a mansalva un patovica pelotudo cuyos criterios de discriminación son oscuros y azarosos (puede ser que no te deje entrar por pobre o feo, y en tal caso acertar, o porque no le gusta tu gorro que le suena hippie, tu bufanda que le parece de puto, o que interprete tu olvidarte de comprar crema enjuague como un ensayo de grelos). También está Chiquilín, donde no se puede bailar (o fingir hacerlo para chamuyar a una mina) y es caro y aburrido… pero donde están las camareras más perras de la galaxia que te prometen mucho escote, tetas (sobre si las tiene hechas o no habrá en la mesa un debate de treinta minutos), culo y no darte jamás el teléfono (¿en serio pensás que saldría con vos habiendo tanto viejo en auto importado disponible?). Última opción: ir a Wallace, lugar en el que uno podrá fingir que retrocedió una década y experimentar algo así como un pequeño baile, hablar con una chica que no sea espantosa y beber algún trago haciéndose el banana en la barra. Claro que todo esto podrá ocurrir hasta las tres de la mañana, después estaremos todos tan hacinados como sardinas que la única manera de que se haga lugar es a medida que vayan sacando a los desmayados. Y encima, si vas temprano antes del malón te tenés que fumar la eterna banda cover: Sushi, Yacuzzi, Kimono… todas tan igualmente histriónicas y monótonas (con cantantes que se la pasan ensayando frente al espejo los tips rockers) que te dan ganas de hacerte el harakiri.

En Alem la onda es otra. Las chicas más lindas y producidas, aunque con unas dosis de histeria que alarmarían al propio Freud. Siempre podés apostarte en la puerta de Samsara y lograr entrar sin hacer cola porque convencés a uno de los dueños de que vos sos propietario de una veinteava parte que te vendió el primo de un petiso con nombre francés; total, esa gente tiene tantas partes de boliches que con un par de tragos encima podés entusiasmarlo con el más inverosímil de los negocios, por ejemplo, que vas a lograr una toma eterna en la facultad y darle a él un par de barras y la exclusividad en la venta de forros.

También podés hacerte unos mangos pasando por Pehuén, donde si sos tan precavido como para irte con cámara de fotos, podés extorsionar a todos los casados de trampa con mostrarle a la esposa la foto donde su marido, con la peor cara de imbécil y en zapatillas (¿hay una edad límite para zapatillas?), le toca el culo a una chica. También se puede ir a Tressor y fingir que te gusta la música electrónica durante quince minutos para evadirte del reaggeton que fundamenta nuestra certidumbre de que el mundo es un lugar horroroso. Si vas a Barnon, Mr. Jones o Gásparo, decís: “ahora sí estoy mamado”, porque entrás y salís de esos lugares, pero parece que estás en el mismo eterno bar con grupos de chicas y chicos sacándose fotos con el celular y donde nunca podés distinguir bien los vínculos, por lo que siempre corrés el riesgo de ir a hablarle a una mina muy maquillada mascando chicle que te mira insistente como diciendo “¿qué esperás para encararme gil?”, y el enano granujiento a su lado vestido como jugador de béisbol quiera cagarte a piñas porque le querés birlar la minita.

Si lo que buscás son gatos debés dirigirte ligerísimo a Domo, donde se concentra el felinaje añoso, además de toda la gente divorciada de la ciudad. Aquí podríamos hacer una lista de bares gatunos, pero se los dejamos a ustedes, hábiles arponeros de los comentarios.

La otra opción es hacerse el alternativo y caerte en alguna fiesta de una facultad, o en el América Libre o un sitio roñoso por el estilo. Las opciones de hoy son una fiesta en el Club Español de la gente de Ciencias de la Salud en la que alguna buena samaritana te deprimirá contándote cómo ayuda a pobres o tullidos. Otra opción es alguna fiesta cool de la Malharro o en algún galpón feo de los freaks de Exactas: todos con zapatillas espantosas (¿dónde las compran?), mochilas negras y una sonrisita entre demente y bobalicona que sugiere que acaban de despejar una ecuación muy complicada. Alguno se acuerda de una fiesta que incluye perfomance de artistas plásticos-poetas-putos en bar del centro donde alguien recitará poesía a la vez que otro pintará con un aerosol y una estudiante de teatro te puteará a dos milímetros de tu nariz, y vos tendrás vedada la actitud más razonable del mundo que es cagarla a piñas. Es decir, en esta noche alternativa se concentran todos aquellos que son muy progres, pobres o raros (que es casi lo mismo) como para dirigirse a los antes mencionados bares y pagar $24 por una cerveza.

Y si, finalmente, te hartaste de entrar y salir de bares te queda la opción de beber lo suficiente como para animarte a los boliches. Podés ir a Pin Up y perderte en el mundo de la sexualidad diferente donde te va a encarar una mina que está buenísima y vos vas a dudarla pensando si será tranformista, transexual, lesbiana en crisis o te va a cobrar… Y para cuando reaccionás y te dás cuenta de que simplemente es tu día de suerte y es una psicótica a la que le gustan los estudiantes pobres y feos… ya se encontró a otro estudiante pobre y feo. Igual, compadecemos a la gente con sexualidad diferente que ve su lugar copado por todo el caretaje de Alem que va a allí con ánimo antropológico, o simplemente porque cerró su bar preferido a las cinco de la mañana.

También podés gastar un dineral en taxi e ir a Esperanto, sólo para darte cuenta de que no querés acostarte con una chica que trabaja de sol a sol en una panadería y que se produce un sábado a la noche para ir a bailar buscando un príncipe azul que la rescate trabajando de sol a sol en una panadería. O gastar aún más en taxi y entrada para llegar a Sobremonte, la joda en el fin del mundo, y convencerte de que no sos lo suficientemente fachero, canchero, pudiente, reventado o drogadicto como para tal lugar.

Amanece. No te ha quedado ni un centavo. En tu cerebro lleno de lúpulo resuenan las melodías pedorras que escuchaste toda la noche, así como espantosas imágenes de contoneos de caderas, gente transpirada, patovicas descerebrados con fotos de su amor imposible Ricardo Fort en la billetera y borrachos molestos que en un acceso de lucidez piden a los gritos estar en su cama.

Volvés caminando derrotado a la casita de tu amante, preguntándote por qué persistís en este ridículo salir y tomar. Serás reflexivo hasta el viernes a la tarde cuando recibirás un mensajito de J. invitándote a la previa de cerveza en su departamento junto al bolche y al trovador. Y allí estarás. Uno puede volverse adicto a cualquier cosa.

Nota: la noche marplatense es igual de deprimente para las chichis...

42 comentarios:

Anónimo dijo...

Agreguemos: más gatos hay en Ronny.

Anónimo dijo...

A ver si se pelean entre dueños de boliches, entre fans de Yrigoyen y de Alem (no los próceres, las calles), sobre que trago es mejor... cualquier cosa que nos saque de la pelea entre la gente de letras y Aletto ciego de la furia tirando golpes a todos lados.

Anónimo dijo...

Bardear a Marcelo de la Plaza es un chiste tan fácil como reírse de Gastón Leandro.

Anónimo dijo...

Qué perdedores estos muchachos! ya sea Marangoni, Cegarra u otros que mencionan y no conozco, se nota que son unos tristes losers resentidos porque las mujeres no les dan bola.

Anónimo dijo...

A a Cegarra y a Schiavón los van a agarrar y van a quedar como los de la Asamblea de filosofía.

Anónimo dijo...

Me parece que Bykein, con el enano en la entrada, hubiera merecido un párrafo.

Así como Pachamama es un punto en la ciudad que estos muchachos parecen no tener en cuenta (se gana bastante)

Anónimo dijo...

Mucho gato= Kerrykeel

Pastilleros= Avalon (sigue existiendo o los internaron a todos?)

Opción digna= Antares

Anónimo dijo...

La posta no está en ninguno de los lugares que mencionan, sino en las bailantas. Pero no son lugares para estudiantes de letras pelotudos.

Anónimo dijo...

jajaja Cegarra, te lo pregunto por acá: quién te dijo que esos anteojos te quedan quedan bien?

Anónimo dijo...

Imaginen si mudan boliches a espigón de Playa Grande? Todo esta cosa deprimente concentrada y te tirás al mar.
Igual estos pendejos se pierden lo más interesante que es la noche para la gente de "mediana edad" cena + show + baile en restaurantes y clubes...

Anónimo dijo...

A no olvidarse de La llorona (mucho gato grasa)

Anónimo dijo...

En el artículo hablan de heterosexuales en intento (fallido) de levante. La noche gay es mucho más divertida!

Anónimo dijo...

este blog lo escribe gente de d-rock,
si se fijan bien, van a poder darse cuenta...
incluso Spampinato opina y debe saber.

Anónimo dijo...

El blog lo hace Spampinato... sino el primer post hubiera sido dedicado a él. Pone nota agrediendo rock & pop, y se cubre hablando mal de sí el el fina.

Anónimo dijo...

Los chicos de matemos están medio cagones y suben posts abstractos, sin agredir a nadie en particular por si los descubren.

Y los comentaristas cada vez más paranoicos y dados a tesis conspirativas.

Es obvio que es un blog escrito por mucha gente. Así que es ridículo buscar al autor o intentar discernir el propósito: cada uno le pegará a su enemigo por razones profesionales o sentimentales.

Lean los post si les hacen gracias y si no, hagan algo más productivo.

Anónimo dijo...

Como no ponen nada de Embriagate Quica!!!! Tienen los sillones más incómodos del mundo, donde ya son varios los que se han quedado tuertos porque le sacan los ojos los que juegan al pool.

Anónimo dijo...

esto quiere decir que todas las parejas que vuelven intentaron antes con la noche marplatense?
salir a los 20 y volver al ruedo a los 40 es deprimente, pero es porque se tiene 40 más que por la fauna de patovicas, gatos y vómitos en la vereda...

Anónimo dijo...

Terrible las víctimas de Santiago Flores: cumpleañeros, tipos y minas por casarse... supuestamente van a ver el espectáculo de él... pero terminan siendo ellos los fenómenos exhibidos.

Anónimo dijo...

Ser divorciado a los 40 es triste de día o de noche. En la facultad intentan levantarse a las alumnas. van a tomar un café y le hablan a la camarera. Función noche haciéndose pasar por más jóvenes: directamente vergonzoso.

Anónimo dijo...

Tema nada despreciable (en especial para las mujeres) el baño.
Muy feo hacer cola para llegar a inodoro nauseabundo. Y encima escuchar los diálogos de tus vecinas sobre cómo va la noche...

Ani

PD: pese a que lo autores de este blog son unos machistas recalcitrantes me causa gracia.

Anónimo dijo...

Schiavón y Cegarra no escriben esto, y justamente tuvieron un enfrentamiento con el blog de las corvinas. Seguramente el autor de este blog esté relacionado con aquel (hasta hace comentarios la hermana del redactor pescado)y le atribuye la autoría a sus enemigo porque sabe que hacer esto es un quemo.

Anónimo dijo...

Qué estúpido este blog (o quienes lo hacen) atribuyen todo lo malo de su vida a la ciudad de Mar del Plata, pero hay una solución: hacen las valijas y se van!!!!!!

matemosalasballenas dijo...

Hola amigos arponeros!
queremos recordarles a los que nos critican que ellos colaboran si dejan sus comentarios (esperamos que puedan dormir tranquilos...)

Con respecto a que hagamos las valijas y nos vayamos, ni en pedo nos vamos a trabajar de lavacopas a Mallorca, pero eso no quita que ésta es una ciudad del orto.

Sobre quiénes somos... tal vez sólo quieren enterarse para descubrir las propias contradicciones de los redactores pero, en ese caso, para que valga la pena, deberían leer todos los textos para confrontar nombres, instituciones, actitudes bardeadas... serían capaces de eso? Porque si no es así, qué sentido tiene saber? Ahora, tal vez quieran saber para cagarnos a piñas, y está claro, entonces, que con esa posibilidad preferimos el anonimato, es que ya no hay garantías en este país!

Por lo demás, se nombra a tanta gente, que ya no sabemos bien quiénes somos, así que aunque quisiéramos, no podríamos decirles.

Y si lo que escribimos es tan falaz, choto, ridículo, maligno o poco interesante, enaltezcan este espacio con comentarios más inteligentes que los que hacen!

A nuestros lectores más escandalizados: ármense el blog con la versión buena de MdP, algo con lobos marinos, por ejemplo... les dejamos la inquietud!

PD: a veces, pensamos que le atribuyen este blog a cada imbécil (los nombrados que no conocemos, deben serlo también)que nos dan ganas de desmentirlo... pero nos dura poco!

Anónimo dijo...

Ustedes se burlan de las teorías conspirativas y no advierten la trampa de su propio discurso: todo lo malo se atribuye a la ciudad como un ente maligno abstracto. A la ciudad la hace la gente, y los ámbitos donde hay personas que se ocupan van cambiando. Por ejemplo entre los artistas plásticos hay cada vez más lugares para exponer, vender, juntarse.
Ustedes como gente de letras podrías aprovechar este espacio, por ejemplo, para difundir que se organiza por primera vez FLIA en Mar del Plata en el mes de octubre en lugar de quejarse y llorar por todo lo malo que hay... que es la actitud más típicamente marplatense!!!!!!

Mejor que hacer las maletas e irse es ayudar a cambiarlo.

Anónimo dijo...

Me gustaría ser seguidor de este blog, pero de manera anónima para no tener líos, especialmente en la facultad. Alguien sabe si hay una forma?

Anónimo dijo...

Lo llenos que están todos estos boliches lo fines de semana demuestra que lo que dicen es una boludez. Evidentemente a la gente le gusta ir y divertirse.

Anónimo dijo...

En la recorrida de Yrigoyen les faltó mencionar Milo. Comida con nombres raros al estilo del restaurante de Capusotto "nos rompieron el orto" y un emborracharse caro porque en las paredes hay cuadros originales.

Anónimo dijo...

Ah! tampoco mencionaron la pésima costumbre de la gente de Scotia de vender sólo cerveza en porrón o chop. Habiliten el litro loco!!!!

Anónimo dijo...

lo peor de la noche marplatense es la cantidad de "espectáculos" berretas, la mayoría de bandas de covers. Maten a las bandas de covers!!!

mariana dijo...

hola matenalasballenas! Leí algunas entradas, me pasó el dato un amigo escritor. En algunas cosas coincido, pero acá debo frenar la lectura y dar mi granito de arena. Che! (yo lo uso a diario) y no hablo de la casa de picadas (por cierto muy buenas) a dónde van ustedes cuando cae la noche? veo que pueden contarlo porque anduvieron por la noche husmeando. A dónde carajo van ustedes? Imagino que tirados en una plaza empedándose con una birra mas barata que en cualquier bar/boliche/antro de la ciudad. Si, a todo le podemos sacar la pelusa si queremos, pero hay tantos gustos como personas. Asi que bajen un poquito, y por mas que sea gracioso (de hecho me causó gracia este post) no bardeen, no discriminen, a los putos o a los que sean. Ya son grandes y no estan para boludear asi. Si si si, es con humor, pero la ofensa no se disfraza con humor barato. Y les comento que soy de las que trabajan de sol a sol, y no conozco esperanto, ni quiero, y he conocido desde sobremonte hasta el phono y la x. Y mientas uno vaya con la mejor, puede pasarlo bien en cualquier lado, sin contextualizar, me encanta la diversidad de personas y culturas, y en todos lados lo paso bien. Y soy "poeta" y no publico en cartulinas, y no soy rubia y sin embargo puedo pisar cualquier sitio, y me mantengo sola, y me deprimo, y soy feliz.
Saludos a todos, y a la gente de letras (a pesar de no agradarme ciertas personas en postura mirada de reojo a los que no estudiamos en su facultad) igual los felicito por la movida. Todo suma a la ciudad, no estan restando. Saludosssss y muy bueno el blog.

Anónimo dijo...

Tiene razón Mariana: gasten un billete más. Salgan más temprano a comerse una picada tomando mucho vino. Una y media estarán arruinados y se irán a dormir leyendo Houellebecq que les dará más oscuras ideas críticas de la sociedad contemporánea... y se bancan la soledad que se merecen por amargos.

Anónimo dijo...

Esta chica lo que quiere saber es donde encontrar a los arponeros de ballenas. Quedate tranquila que no te perdés de nada. Mucha locuacidad en blog... después arrugan y son tan perdedores como puede apreciarse en este post.

Anónimo dijo...

No olvidar las fiestas privada en la calle o en una casa... que después resultan un mito urbano. Opción especialmente chota en las fiestas.

Anónimo dijo...

para las minas tampoco es fácil!
no es recomendable salir a la noche marplatense de ninguna forma: a)los tipos son decadentes b)está copada por millones de pelotudas que se creen Carry la de sex and the city!!

Anónimo dijo...

Matemos a Carry la Sex & the city. No la soporto a la narigona fea. No tolero su posición post feminista donde la mujer independiente es una boluda a la que sólo le importan los zapatos y que la mantenga un millonario. Pero más que matarla a ella, matemos prontamente a todas las pelotudas que se comieron el personaje y se creen neoyorquinas con onda que matarían a cualquier hombre que nos las haga tener varios orgasmos.

Anónimo dijo...

Deberían haber aprovechado oportunidad única en el estreno en cine de Sex & the city 2. Ahí se congregaban todas las pelotudas histéricas de la ciudad.

Anónimo dijo...

Son un ventilador de mierda muy bien escrita.
Nunca me habia dado cuenta! Son feas nuestras zapatillas! Es muy cierto. Lo que quería agregar que la cara de los de exactas no tiene nada que ver con la profesión sino con la militancia pila pila cumpa cumpa pum para arriba vamo a seguir luchando a toda costa y contra viento y marea. Insoportables. Deprimansen un poco la puta que los pario. EL mundo es una mierda!!
Pero que pedos sublimes que me he agarrado en el galpón! Y seguramente alguno de ustedes también.
Mucho odio acumulado tienen. Como no tenerlo. Bienvenidos al club.

Anónimo dijo...

matemos a liverpool bar, donde cada vez son más chotos, hay menos lugar para bailar, jamás te dejan pasar por vaya a saber uno qué motivo, te pasan siempre la misma música, te cobran carísimo el chupi, y encima SIEMPRE te quieren dormir con el vuelto!

Anónimo dijo...

Exacto! Liverpooly es el clásico lugar Acá sí que no se coge!

Anónimo dijo...

El texto quedó desactualizado: Mestizo no existe más, ahora es Barrio Mitre, mucho más conchero. Les falta descripción de tal lugar.

Anónimo dijo...

Se olvidaron de mencionar el mejor lugar de la noche marplatense: si estás harto de lo fashion podés ir a Los duendes a escucharte unos tangos, apreciar la estupenda decoración del lugar (divino altar de duentes kitsch), imperdibles asistentes con pelos con tintura, camarera de más de cincuenta con pinta de yiro. Experiencia inolvidable.

Anónimo dijo...

Gracias Martín Zariello por este blog tan representativo de nuestra/s identidad/es. también me gustaron muchos tus comentarios y sobretodo las fotos de Rocio de gran hermano en tu blog notiblog. gracias abrazo enorme